Según estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud, un 27,6% de nuestra población sufre hipertensión, enfermedad que genera un aumento sostenido de la presión arterial sanguínea y alto riesgo de daño cardiovascular y renal. Para enfrentar esta realidad, el Dr. Carlos Vio, investigador del Centro de Envejecimiento y Regeneración, Centro UC CARE Chile, y vicerrector de la Universidad San Sebastián, señaló que es prioritario abordar esta patología con políticas públicas adecuadas en alimentación.

“En Chile hay alrededor de cinco millones de hipertensos y hemos concentrado gran parte del esfuerzo en la disminución del sodio para prevenir esta enfermedad. Sin embargo, hemos olvidado la importancia que tiene el potasio en nuestra dieta, elemento que se ha demostrado que elimina el sodio, reduce la presión arterial y protege al corazón y el riñón. Por esta misma razón, es que necesitamos con urgencia incluir a este mineral en la ley de etiquetado de alimentos”, explicó el médico y fisiólogo.

 Políticas públicas

Papas, kiwis y tomates, semillas, carnes, son algunos de los alimentos que concentran las mayores cantidades de potasio, propiedades benéficas que aún no están lo suficientemente difundidas en la comunidad, a juicio del experto. “Nuestro etiquetado de alimentos con sellos es muy notable y efectivo. Sin embargo, junto a la etiqueta negra que indica la presencia de alto contenido en sodio y azúcares, debiera existir una marca verde o similar que alertara positivamente a la población: Este alimento es rico en potasio y disminuye la hipertensión y riesgo cardiovascular. Con este antecedente podríamos ayudar a que la gente elija mejor sus alimentos y promueva su salud”, comentó el científico de CARE, en el marco del V Congreso de Hipertensión Arterial, realizado en los últimos días.

Esta misma política pública ya fue adoptada por Estados Unidos, tras el anuncio de Michelle Obama en su último discurso. Además, la FDA, Food and Drugs Administration, incorporó el contenido del potasio y también de la vitamina A y D al etiquetado de todos los alimentos y bebidas nutricionales (Nutrition Facts Label, FDA).

Dichas medidas son un importante precedente a nivel mundial, asegura el Dr. Vio, ya que el consumo de potasio es inferior a los requerimientos mínimos en el 90% de la población. Asimismo, la combinación exceso de sodio con déficit de potasio, es la principal causa de enfermedades cardiovasculares e hipertensión.

“El avance en los últimos años ha sido enorme, porque la FDA reconoció que había una deficiencia de potasio en la alimentación y por tanto incorporó a este mineral en el etiquetado de alimentos y su tabla de nutrición. En Europa también se están adoptando estas medidas, lo cual es una gran contribución a la salud de las personas, y un elemento que también debiese motivar a la industria chilena exportadora de alimentos. Esto, al momento de considerar los productos que se venden a países que ya han adoptado estas medidas y la etiqueta del potasio”, comenta el médico fisiólogo.

En dicho contexto, el Dr. Vio indica que otro objetivo, es poder implementar una estrategia similar en el programa “Elige vivir sano”, incentivando así un mayor consumo de potasio en la dieta. Esto sería fundamental, considerando además, el aumento de la hipertensión y obesidad en población infantil y juvenil. “Como CARE, necesitamos seguir acercándonos a las autoridades de salud para transmitir este mensaje y la necesidad de controlar la hipertensión a través de hábitos saludables, desde etapas más tempranas. Esto es más efectivo que hacerlo mediante la entrega de medicación”, indica el experto.

Mineral beneficioso

El potasio es un mineral presente en altas concentraciones y en forma natural en carnes, legumbres, tomates, papas y hortalizas. Su consumo adecuado no sólo disminuye la presión arterial en personas con problemas de hipertensión, sino que además ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y renales, que a su vez representan la primera causa de muerte en el mundo. El especialista señala que este elemento también ayuda a mejorar funciones cognitivas, lesiones musculares, osteoporosis e inhibe la reabsorción de sodio, permitiendo que el cuerpo humano elimine los excesos de manera natural. “Por todo ello, la recomendación mundial ahora, es bajar el consumo de sodio y subir el de potasio”, afirma Vio. Ahora sabemos el mecanismo molecular de cómo actúa el potasio, y es inhibiendo el cotransportador NCC, que reabsorbe el sodio en el riñón, de esta manera el potasio de la dieta funciona como un diurético del tipo tiazida, eliminando el sodio.

¿Cuáles son los niveles óptimos que debiesen estar presentes en nuestra dieta? La Organización Mundial de la Salud, OMS, recomienda una ingesta mínima de 3,51 gramos de potasio al día. Sin embargo, el vicerrector de la Universidad San Sebastián explica que aún estamos lejos de esa cifra, ya que la mayoría de la población ha ido incrementando el consumo de comidas procesadas, las que contienen 3 a 4 veces más sodio que de potasio. “En cambio, los alimentos naturales, ya sean animales o vegetales, presentan cantidades 10 veces mayores de potasio que sodio. Un ejemplo de ello, son las carnes magras, que además resultan saludables desde el punto de vista cardiovascular. Lo que no es aceptable es reemplazar este tipo de proteína por una vienesa, que tiene diez veces sodio y muy poco potasio”.

Respecto a los mecanismos de acción del mineral, lo que éste hace en el organismo es eliminar el sodio y relajar los vasos sanguíneos, generando así, una disminución de la presión arterial. “Dicho fenómeno ocurre a través de la estimulación de una hormona que produce el riñón, llamada calicreina y bradicinina, hecho que hemos publicado recientemente en la prestigiosa revista Hypertension de la Sociedad Americana de Cardiología”, explicó Vio. (Por: Carolina Todorovic. Agencia Inés Llambías Comunicaciones).