Totalmente de acuerdo con un reciente estudio realizado por científicos de la Universidad Estatal de Iowa, Estados Unidos, se manifestó el doctor Nibaldo Inestrosa, director del Centro de Envejecimiento y Regeneración de la Universidad Católica de Chile, Centro UC CARE Chile, al ser consultado por el diario El Mercurio acerca del impacto de esta investigación.

En publicación efectuado el sábado 29 de mayo recién pasado, se señala que una vida saludable reduce el riesgo de demencia, pese a la herencia familiar, según concluye un reciente estudio realizado con 300 mil personas en Estados Unidos, que se preocupó especialmente de indagar acerca de este punto. O sea, si la historia familiar de una persona aumenta el riesgo de desarrollar demencia en la adultez mayor.

El estudio, que acaba de publicarse en la revista Heart, de la Sociedad Estadounidense del Corazón, determinó que llevar una vida saludable, según ciertas pautas, reduce el riesgo de desarrollar demencia, a pesar de los antecedentes familiares. Entre esas pauta se plantea mantener tres o más de los siguientes hábitos:

-Consumir más frutas y verduras y menos carne procesada y harinas refinadas.
-Hacer al menos 150 minutos de ejercicio físico durante la semana
Dormir se seis a nueve horas por noche
Moderar el consumo de alcohol
No fumar
No tener obesidad (índice de masa corporal mayor a 30)

Al respecto, el Dr. Nibaldo Inestrosa, también director del Centro de Excelencia en Biomedicina de Magallanes, CEBIMA, manifestó que el “que seamos más adultos mayores en Chile hace que este tema se vuelva mucho más importante, el cómo poder prevenir la demencia”.

El Premio Nacional de Ciencias 2008 agregó que “el estudio es muy interesante porque sabemos que los genes están en interacción con el ambiente y se pueden modular; entonces, es una buena evidencia de que el entorno podría retrasar la demencia a través de la vida saludable y que hay que preocuparse de eso”.

Para ver el artículo completo ir a este enlace