“La investigación no es un obstáculo, sino es una herramienta para comunicar desde nuestro punto de vista como podemos aportar en desarrollo y educación a nuestro país”, manifestó la doctora en Ciencias Médicas Mariana Quiroz-Muñoz, quien realizó su doctorado en Ciencias Médicas en el CARE Chile UC, e hizo su tesis, en parte, en el laboratorio del Dr. Carlos Vio y en el del Dr. Nick Ferreri, en Estados Unidos.

IMG_0811

Mariana Quiroz-Muñoz en el NYU Medical Center, en Manhattan, donde realiza su post-doctorado.

Ahora se encuentra en Nueva York efectuando un post-doctorado en el NYU Medical Center, en Manhattan, sobre fisiología ósea y mecanismos de reparación, asociados al daño por mecanosensibilidad, desde donde responde nuestras preguntas acerca de su desarrollo profesional:

-¿De qué se trató su tesis para obtener el doctorado en Ciencias Médicas?

-Mi tesis se trató de como el receptor de prostaglandinas EP3, localizado en un tipo celular especifico del riñón, llamado asa ascendente de Henle, podía unirse a la prostaglandina E2, produciendo un efecto en la diuresis (orina excretada) en un modelo animal. Esto fue interesante, ya que pudimos ver que las prostaglandinas E2 en el riñón, que son moléculas sintetizadas por la enzima ciclooxigenasa, tenían una función fisiológica en el balance de agua, que es crítico para la función del cuerpo humano, y que el uso de los antiinflamatorios como Celecoxib, que inhiben a la ciclooxigenasa, y por ende la producción de prostaglandinas, pueden tambien tener un efecto en la retención de liquido y de sodio.

-¿Cómo fue su experiencia de trabajar para su tesis en Santiago con el Dr. Carlos Vio y en Nueva York con el Dr. Nick Ferreri?

-Fue una experiencia interesante y muy buena, ya que tuve el privilegio de trabajar con dos expertos en el área que no solo me enseñaron mucho de la Fisiología Renal, sino que también me enseñaron a pensar y a expresarme al escribir publicaciones o grants. Además, me enseñaron muchísimo sobre la importancia de la sencillez y el “minimalismo” a la hora de diseñar experimentos y de enfocar ideas claras. Ambos son profesionales con largos años en esta área de investigación y fui afortunada con la confianza y con el entrenamiento que ellos me entregaron.

Mariana Quiroz-Munoz

Mariana Quiroz-Muñoz con los rascacielos de Nueva York a sus espaldas.

-¿Cuáles fueron los puntos centrales del discurso que Ud. dio en nombre de los 150 doctores graduados el pasado 5 de diciembre?

-El testimonio de mi experiencia a través del Doctorado se centró en que, al finalizar este proceso y observarlo desde fuera, creo que el obtener este grado académico fue un privilegio, y como todo en la vida, los regalos se reciben con humildad.

Pertenecer a un Programa de Doctorado nos hizo parte de un entrenamiento y de una institución, que nos nutrió de herramientas intelectuales y también personales, como el desarrollo de resiliencia y resistencia. Pero es un capitulo de nuestra historia y el fin de nuestra historia como estudiantes formales, y con esta experiencia y con nuestro grado de Doctores, podemos contribuir al país y a nuestra sociedad en infinitas maneras, siguiendo o no la carrera académica. Nuestra capacidad de entender conceptos complejos nos hace ser capaces de transmitir información de manera diferente, y la investigación no es un obstáculo, sino es una herramienta para comunicar desde nuestro punto de vista como podemos aportar en desarrollo y educación a nuestro país.

Es importante nuestra calidad profesional y ciertamente conlleva nuevas tareas para llevar al país a nuevas fronteras en investigación y también en innovación.

-Cuéntenos de su experiencia en Three-minute thesis

-Fue también una experiencia muy buena, ya que sentí que era posible comunicar una idea compleja a un público que no es científico. Este concepto me parece clave en la carrera científica: Nuestros conocimientos y nuestro entrenamiento están al servicio de otros, y poder comunicar para transmitir a no-científicos, desde tu familia, estudiantes, o incluso a pacientes o empresarios, es esencial para el desarrollo de nuestro país, y eso es el espíritu de fomentar capital humano avanzado en Chile y en la Universidad Católica, en mi opinión.

Me pareció una excelente iniciativa y estoy muy feliz que estas ideas tan innovadoras se sigan desarrollando en la UC.  Fui contactada por otras agencias en Australia por el video, y no se sabía que existían líneas de investigación interesantes en Chile y me sentí bien por poder formar parte de eso.