“La cronobiología, como área emergente, es  todavía nueva para parte de la comunidad científica, por lo que estoy muy contenta con la recepción del trabajo, ya que muchas personas se mostraron muy interesadas en nuestros resultados y nuestras investigaciones”, manifestó la doctora en Ciencias Médicas de la Universidad Austral de Chile (UACh), Natalia Méndez, al referirse a la participación de su grupo investigador en la Kidney Week, en Chicago, Estados Unidos de Norteamérica, a fines del pasado mes de noviembre.

La doctora Méndez se incorporó recientemente al Centro de Envejecimiento y Regeneración de la Universidad Católica de Chile, CARE Chile UC, para trabajar en el laboratorio del doctor Carlos Vio y ha destacado por sus investigaciones sobre cronobiología (ciencia que estudia los ritmos biológicos ), del desarrollo.

La investigadora agregó que la participación en el congreso de Chicago “para nosotros, como grupo de investigación (grupo UACh), nos dio la gran oportunidad de difundir nuestro trabajo más allá de las fronteras de la cronobiología, con excelentes resultados desde el punto de vista de recepción, lo que lo hace aun más enriquecedor. La cronobiología en la función renal e hipertensión arterial es un gran tema de futuro en el que estamos en la frontera del conocimiento junto con el CARE”.

thumb_img_1706_1024Natalia Méndez se tituló en la Universidad Mayor el año 2006, y el 2010 obtuvo el Magíster en Ciencias, Mención Fisiopatología. El primer semestre del 2011 ingresó al Programa de Doctorado en Ciencias Médicas de la UACh obteniendo su grado en enero de 2016 con un trabajo de investigación realizado en Cronobiología del Desarrollo, convirtiéndose en la primera Doctora en Ciencias Médicas de dicha Universidad.

Respecto de su ponencia en la Kidney Week de Chicago detalló: “Nuestro trabajo titulado “Fetal Programming of renal Function and Blood pressure by Maternal Circadian disruption”, es el inicio de nuestra colaboración formal con el Centro CARE y con el Laboratorio del Dr. Carlos Vio. El trabajo muestra nuestra decisión de incorporar la función renal y su regulación dentro de lo que somos expertos, la cronobiología o ciencia que estudia los ritmos biológicos”.

Añadió que “el trabajo muestra la relación inicial entre la alteración del sistema circadiano materno y algunos efectos a largo plazo en la progenie adulta como efectos sobre el riñón con consecuencias sobre la presión arterial. El trabajo une dos alteraciones muy relacionadas con nuestro estilo de vida actual, la alteración de los ritmos biológicos o ‘Cronodisrupción’ y la hipertensión arterial”.

La doctora explicó que la Kidney Week es la reunión anual de la American Society of Nephrology, el más importante congreso de nefrología e investigación renal del planeta, con 16 mil participantes de todo el mundo y cerca de cinco mil trabajos presentados. “Es muy interesante ver trabajos de excelencia desde el área clínica a investigación básica, y ver lo que se llama investigación traslacional, desde el laboratorio a la cama del enfermo”, especificó.

En relación a las conclusiones obtenidas dijo que “la primera es que es un tema de frontera y de futuro. La segunda es que la cronobiología, como área emergente, es  todavía nueva para parte de la comunidad científica, por lo que estoy muy contenta con la recepción del trabajo, ya que muchas personas se mostraron muy interesadas en nuestros resultados y nuestras investigaciones”.

INCORPORACIÓN A CARE

Al ser consultada sobre su incorporación al CARE UC, la doctora Méndez expresó que “conozco al Dr. Vio desde que era estudiante del Doctorado en Ciencias Médicas de la Universidad Austral, nuestro programa tiene un vínculo importante con la Universidad Católica. Durante ese período hice una pasantía de investigación en su laboratorio, y me pareció muy interesante y original su trabajo, por lo que incorporé aspectos de función renal en mi Tesis Doctoral. De esta manera he ido profundizando mis conocimientos en fisiología y fisiopatología renal e hipertensión”.

Añadió que “actualmente, colaboramos de manera activa y recíproca, yo aportando desde nuestra mirada diferente de ver las cosas en el contexto de ritmos biológicos y control circadiano de todas las funciones (incluso la renal y cardiovascular) y  el laboratorio del Dr. Vio, poniendo a disposición toda la experiencia y trayectoria en fisiología renal, área que nosotros queremos estudiar en profundidad. Esto se constituye, como decía antes, en un tema de frontera los ritmos biológicos de la función renal, manejo de sodio y potasio e hipertensión”.

Al detallar su área de investigación dijo que “formo parte del Laboratorio de Cronobiología del Desarrollo en la Facultad de Medicina (Universidad Austral de Chile, en Valdivia). Para contextualizar nuestro trabajo debo comentar que vivimos en una sociedad llamada 24/7, llevándonos a extensas jornadas de trabajo, incluso en horarios no adecuados desde el punto de vista biológico y fisiológico. Ejemplo de ello son las personas que realizan turnos nocturnos, que  se exponen a luz artificial durante la noche e, incluso, ingieren alimentos a horarios totalmente inadecuados. Esta población constituye un ejemplo claro de ‘Cronodisrupción’ o alteración de los diferentes ritmos biológicos, involucrando alteraciones desde el punto de vista fisiológico, endocrino e incluso conductual”.

La investigadora especificó que “de hecho, se ha descrito el incremento de importantes patologías como diabetes, depresión e hipertensión en personas que realizan turnos nocturnos. Un grupo que no está exento de esta alteración son las mujeres en edad reproductiva, que incluso trabajan con este sistema durante los primeros meses de gestación. Esto último puede tener efectos negativos en la salud de sus hijos a largo plazo (concepto conocido como programación fetal). Es en este último enfoque que hemos puesto nuestra energía en determinar si efectivamente esto es así. Hasta la fecha, hemos podido demostrar que definitivamente la alteración circadiana es un ambiente adverso para la madre y para la progenie quien exhibe alteraciones metabólica y endocrina en la edad adulta. La idea de colaborar con el Dr. Vio es poder profundizar nuestro modelo desde el punto de vista cardiovascular y renal”.

Asimismo, la doctora Méndez refirió que “estudios recientes muestran que el riñón posee un reloj circadiano, es decir un reloj biológico que permite el buen funcionamiento de este órgano durante las 24 horas del día, permitiendo la separación de funciones antagónicas en un contexto temporal, es decir le da un orden a las diferentes funciones fisiológicas. De hecho varios canales y transportadores  que controlan el manejo de sodio y potasio a nivel renal presentan una expresión circadiana, demostrando  que el sistema circadiano tiene un rol crítico en la regulación de los electrolitos a nivel renal, y sugiriendo que la alteración de estos ritmos puede tener consecuencias importantes en la función renal y por ende también en el control de la presión arterial. El hecho de que el riñón muestre esta actividad circadiana nos permite poder colaborar con el grupo del Dr. Vio  desde nuestra perspectiva. ¡Creo que se generarán cosas muy interesantes!”.

Sobre cómo se organizan para trabajar desde Valdivia, explicó que establecemos “hitos definidos semestralmente y los vamos ejecutando de acuerdo a lo programado. Algunas cosas las hacemos acá en Valdivia y otras se hacen con parte del equipo del Dr. Vio que viaja para hacer toma de muestras, por ejemplo. Además, yo viajo todos los meses a Santiago a reunirme con el grupo, para ver los avances, discutir resultados y organizar el trabajo. Hasta el momento los resultados han sido muy positivos”.

Natalia Méndez agregó que “el CARE UC ha demostrado tener una misión explícita de colaboración con centros de investigación regionales (Universidades Austral, de Magallanes, y de Antofagasta). Para mi es una gran alegría incorporarme al CARE UC y trabajar con el Dr. Vio. Es una instancia interesante de investigación colaborativa entre ambas universidades y de gran enriquecimiento intelectual para ambas partes y, especialmente, para mí”.