“Los medicamentos del futuro para combatir enfermedades crónicas serán desarrollados en la Región de Magallanes”, comentó enfático el Dr. Nibaldo Inestrosa director del Centro de CARE Chile UC, y del Centro de Excelencia de Biomedicina de Magallanes, CEBIMA, institución que comenzará a levantar sus pilares este mes de septiembre.

“Pondremos en marcha un centro de investigación científica de la más alta excelencia y categoría mundial. Un lugar destinado a investigar y desarrollar el potencial científico de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, que sin duda, dará origen a la elaboración de nuevos medicamentos, a la medicina del mañana, que permitirá combatir a través de extractos de productos naturales, diferentes patologías crónicas”, explicó el científico y Premio Nacional de Ciencias Naturales 2008.

inestrosa_cebimaEl establecimiento, que se construirá en Punta Arenas, tiene por objetivo principal generar un polo de investigación científica y tecnológica en biomedicina en la zona más austral del planeta.

La firma del convenio de colaboración entre la Universidad Católica de Chile y la Universidad de Magallanes, a fines de 2014, fue la partida oficial del proyecto. Desde esa fecha se han realizado una serie de conferencias con académicos de la biomedicina, con la finalidad de difundir las líneas de investigación de esta innovadora iniciativa, especialmente en la Región de Magallanes.

“En este territorio habitan muchos organismos vivos que han estado expuestos a condiciones extremas y obviamente generan compuestos para defenderse. Así que ellos nos van a permitir atacar enfermedades que no tienen remedio hasta ahora. Por lo tanto, desde ese punto de vista, conceptualmente todos los laboratorios importantes del orbe deberían tener su laboratorio o lugar de investigación en la zona sur austral del mundo. La química ya entregó las nuevas moléculas para mejorar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson o como la diabetes o el cáncer. Aún así, no han sido capaces de entregar soluciones efectivas y reales”, señala el Dr. Inestrosa.

El científico ya está desarrollando investigaciones para identificar principios activos en algunas especies endémicas, como algas y helechos, que puedan tener efectos en los procesos de envejecimiento y regeneración celular de la población en general.

De esta manera, el CEBIMA espera revolucionar la actividad científica y tecnológica nacional y abrir nuevas aristas de investigación en biomedicina a nivel mundial. “Queremos que nuestro centro de excelencia tenga el reconocimiento de universidades como Harvard o Stanford, a la vanguardia del trabajo investigativo de primera línea”, indicó el Dr. Inestrosa, quien además es director del Centro de Envejecimiento y Regeneración, CARE Chile UC.

Apoyo del Gobierno Regional

img-20160818-wa0003La implementación de CEBIMA, que ha recibido el decidido apoyo del intendente de Magallanes, Dr. Jorge Flies, considera aproximadamente 16 mil millones de pesos, cifra que permitirá adquirir equipos de primera línea, lo que producirá un despegue científico y económico nacional. No obstante, el Gobierno Regional entregó recursos por un valor de 4 mil millones de pesos, los cuales se utilizaron para preparar el terreno, ubicado en una explanada cercana al Estrecho de Magallanes, en las inmediaciones del Hospital Regional de Punta Arenas.

“A través del proyecto de zonas extremas fue posible acceder a gran parte del financiamiento para la construcción del edificio. Pero previo tuvimos que ver cómo se encontraba el terreno, el cual estaba bastante escabroso. Así es que tuvimos que planificar y hacer la urbanización de manera adecuada. Por tanto, la iluminación, alcantarillado e instalaciones de gas fueron levantadas gracias a los recursos entregados por el Gobierno Regional”, señala el científico. Se estima que sus dependencias estarán operativas en un plazo no superior a los 18 meses.

Ciencia al fin del mundo

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN), en la Región de Magallanes y Antártica Chilena viven aproximadamente más de 25.000 personas que superan los 60 años de edad, lo que corresponde a un 16,7% del total de la población de la zona austral. Un porcentaje superior al 15,6% nacional y que la convierten, junto a la Región de La Araucanía, en una de las zonas con un importante índice de envejecimiento.

La longevidad de la población juega un papel importante a la hora de implementar este centro de excelencia. Así lo señala el Dr. Inestrosa: “Es un hecho que la gran cantidad de adultos mayores fue un primer punto al momento de tomar la determinación de levantar CEBIMA. Algo hay en Magallanes que permite que la gente aquí viva mucho más que en otras regiones y yo creo que parte de la respuesta está en el material biológico que hay en esta región”.

Las características ambientales únicas en el país y que facilitan la búsqueda de nuevos compuestos, como temperaturas extremas, mucho viento y presencia de poco sol, fueron un factor fundamental. “La vegetación austral está sometida a estrés que normalmente no existe en otras regiones del país. Esto permite pensar que todos estos organismos van a protegerse de buena manera y eso podría generar compuestos químicos que, eventualmente, sirvan para tratar algunas enfermedades crónicas”.

Otro factor determinante en la creación de CEBIMA es la ubicación geográfica de Magallanes, cuya cercanía con el continente antártico, permite a los investigadores acceder a flora y fauna únicas, desarrolladas en condiciones climáticas adversas. aspecto que convierte a esta institución científica en una entidad única a nivel mundial.

Huperzia fueguina y luga roja, dos especies prometedoras

foto-dr-nibaldo-inestrosaLa investigación del Dr. Inestrosa actualmente está centrada en identificar extractos de plantas y algas, y posteriormente aplicar sus componentes activos para combatir patologías degenerativas.

Según lo indica el científico “en la Patagonia hay muchas plantas que tienen efectos antioxidantes o efectos anti inflamatorios. Una especie interesante es la Huperzia fueguina, un tipo de helecho que contiene un inhibidor de una enzima que actúa sobre los neurotransmisores relacionados con la memoria y el aprendizaje”.

La estructura de esta planta es muy similar a la Huperzia serrata, vegetal utilizado por los asiáticos para la elaboración de diversos productos que ayudan a combatir el Alzheimer. Esta enfermedad actualmente afecta a aproximadamente 200 mil chilenos y no está cubierta por el plan AUGE. De acuerdo al Ministerio de Salud, se estima que para el año 2020 el número de personas afectadas con este mal aumentará a casi medio millón.

Otra especie que está siendo analizada por Nibaldo Inestrosa es la luga roja, un alga que tendría efectos de tipo anti diabético y que en un futuro cercano podría permitir controlar esta enfermedad que, en los últimos diez años, ha duplicado la prevalencia en Chile, alcanzando un millón 700 mil pacientes. Una cifra que nos ubica como el líder en Sudamérica, siendo superados solamente por México, según estadísticas de la Federación Internacional de Diabetes.

“Toda la parte química, de extracción de productos provenientes de la biodiversidad local, van a ser implementados para ensayos biológicos en modelos animales, probablemente animales transgénicos de enfermedades y ahí vamos a poder saber cuáles de estos factores efectivamente tienen efectos en patologías como la diabetes, o el Alzheimer”, finaliza el académico. (Por: María Mercedes Barraza C. Agencia Inés Llambías Comunicaciones).