Los anfibios, a diferencia de los mamíferos (ratones, humanos) poseen enormes capacidades regenerativas. Las ranas como Xenopus laevis, en el estado de renacuajo, son capaces de regenerar la médula espinal, capacidad que se pierde en el estado adulto. Por otra parte las salamandras, en su estado adulto pueden regenerar extremidades completas, médula espinal, corazón, y la retina. Nuestro interés es entender las diferencias entre las especies regenerativas (anfibios) y las no-regenerativas (mamíferos), a través del estudio de las bases celulares, moleculares y genéticas de la regeneración del sistema nervioso en anfibios. Determinar los mecanismos básicos de la regeneración de la médula espinal en anfibios puede ser de utilidad para poder inducir la regeneración  de este tejido en mamíferos y así diseñar nuevas terapias. Enfermedades como el Parkinson, Alzheimer y el daño a la médula espinal se producen por daño y muerte neuronal. El objetivo de la medicina regenerativa es proveer una solución para estas y otras enfermedades que requieran de regeneración del tejido dañado. Las promesas de la medicina regenerativa radican en dos estrategias principales: terapias celulares, consiste en el cultivo y diferenciación in vitro de células troncales, seguida de su transplante a pacientes.

Investigador a cargo: Juan Larraín